LA CRISIS ECONÓMICA Y SU RELACIÓN CON LA BRECHA SALARIAL ENTRE HOMBRES Y MUJERES EN ESPAÑA

La brecha salarial es un fenómeno de exclusión y de incumplimiento de las metas de igualdad que empieza por la discriminación en el empleo por cualquier razón. La discriminación de género es una de las menos estudiadas en profundidad y se debe entender como tal a cualquier exclusión o preferencia basada en motivos de sexo, que tenga por efecto anular o alterar la igualdad de oportunidades o de trato en el empleo o la ocupación, tanto en el acceso como en la formación y la promoción profesionales y en las condiciones de trabajo.

Si asumimos que la discriminación se concreta en la retribución salarial -principal exponente de la desigualdad- debemos tener en cuenta que puede ser directa o indirecta: la brecha salarial y la crisis económica reciente han aumentado aún más esta desigualdad.

  1. Existe una amplia literatura dedicada a estudiar los motivos de la existencia de la brecha salarial de género que obtiene diversas conclusiones. En relación con la desigualdad salarial existen opiniones contrarias.

Por una parte, encontramos artículos que, analizan la estructura de los salarios (los precios de las habilidades en el mercado de trabajo), y encuentran una relación positiva entre la dispersión salarial y la brecha salarial de género. En este caso destacamos los trabajos de Francine D. Blau y Lawrence M. Kahn (1994,1996 y 2003).

Por otra, el efecto de la experiencia laboral está presente en la literatura que estudia la desigualdad; ésta establece que un aumento de la experiencia laboral potencial conlleva un aumento de la brecha. Por ejemplo, Manning y Swaffield (2008) analizan la brecha salarial en el Reino Unido y apuntan que tenemos que centrarnos en el estudio del crecimiento salarial, es decir que, aunque el ingreso en el mercado laboral hombres y mujeres obtienen ingresos parecidos, las mujeres cobrarán un 12% menos que los hombres 10 años después.

  1. La crisis del 2008 ha influido en muchas variables socioeconómicas, afectadas por los recortes en algunas partidas presupuestarias, tanto en el sector privado como en el público. ¿Habrá incrementado la crisis la brecha salarial?

            Metodología empleada y resultados.

Para el análisis de este artículo se utilizó la información de la Base de Datos de Estructura Salarial de 2014. Con esta información se desarrolló un modelo econométrico de tipo datos de panel por el método de mínimos cuadrados generalizados factibles (Greene, William H. 2000), usando variables empleadas conforme a la teoría económica, que ayudarán a reflejar tanto las habilidades personales, características del puesto de trabajo y la distribución salarial para España.

El escenario del empleo de 2014 (17569 ocupados) se distribuye por sectores económicos de la siguiente forma:

  • servicios (68,3%)
  • industria (14,0%)
  • construcción (13,8%)
  • agricultura (3,9%).

La mayor tasa de temporalidad se da en:

  • agricultura (60,0%)
  • construcción (52,8%)
  • servicios (29,3%)
  • industria (22,7%).

Una vez realizada la modelización econométrica para 2014 encontramos que las diferencias en los ingresos siguen ampliándose cuando hablamos de técnicos y profesionales de nivel medio: el salario de las mujeres es menor en 1.956,83 € que el que recibirían los trabajadores varones. Nos llama la atención que una trabajadora con la misma experiencia y educación (primaria o secundaria) de sus compañeros varones recibe, respectivamente, 760,60; 4,75; y 9,48 € menos. En cambio, entre empleados a tiempo parcial, el hombre recibe 4,46 € menos que la mujer. Y en la agricultura, la diferencia es de 7,23 € (aunque sea un desequilibrio tradicional en este último sector).

Finalmente, en países donde existe una mayor dispersión salarial –como España- encontramos que un aumento del un 1% en el índice de GINI conlleva una diferencia salarial a favor del hombre, de 537,51 €.

Por todo lo visto, resulta evidente que en España las mujeres con mejor preparación no tienen los mismos ingresos que sus homólogos hombres y que las mujeres con mayor experiencia también ganan menos que ellos. Así, encontramos la misma evidencia reflejada por los estudios de Blau y Kahn (1994).

En contraposición al estudio de Ricardo Aláez ¿¿¿¿¿et al.????? (2011), también evidenciamos que un aumento de la dispersión salarial (es decir, la diferencia de ingresos entre ricos y pobres en cada país) incrementa la diferencia de salarios entre hombres y mujeres. También, que – al menos, para el 2014- existe una relación entre experiencia y brecha salarial, como apuntaban Alan Maning y Johanna K. Swalfield (2008).

Algunas teorías modernas que ponen el enfoque en la segmentación del mercado laboral insinúan que la heterogeneidad existente -tanto geográficamente como de condiciones de capital humano y otras condiciones laborales- ha dado paso a una discriminación no sólo vertical sino también horizontal, muchas veces debida a la falta de claridad en los procesos de selección de personal, al ingresar éste en las fuentes laborales no por sus competencias sino por prácticas desleales.

A la luz de los resultados nos preguntamos si los esfuerzos de las españolas y los españoles, obligados por los recortes y la crisis económica, no han logrado cerrar esta brecha sino todo lo contrario: hay mas desigualdad de lo que las autoridades gubernamentales son capases de admitir y, lo mas importante, se muestran incapaces de solucionar.

BIBLIOGRAFÍA

Blau, F., & Kahn, L. (May, 1994). Rising wage inequality and the US Gender Gap. The American Economic Review. Vol 84 núm 2. Papers and proceedings of the Hundred and Sixth annual meeting of the American Economic Association , 23-28.

Blau, F., & Kahn, L. (1996). Wage structure and Gender earnings differentials: An international comparison. Economica, vol 63, supplement: Economic Policy and Income Distribution , S29-S62.

Blau, F. y L.M. Kahn (2003) “Understanding international differences in the Gender Pay Gap”, Journal of Labor Economics, University of Chicago Press, vol 21(1) pages 106-144 January.

Manning, A., & Swaffield, J. (2008). The gender Gap in Early-Career wage growth. The Economic Journal, Vol 118 , issue 530, pp.983-1024,July 2008.

Greene, William H., Econometric Analysis, 2000, 4ª Ed. Prentice may.

Aláez, Ricardo , Longás G., Juan Carlos y Ullibarri- Arce, Miren (2011) “Visualising Gender Wage differences in the European Union” Gender, Work and Organization. Volume 18 Number S1 2011.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: